Explicación de Acciones y Predisposiciones

Aquí podeis ver una explicación ampliada de lo que significan las Acciones y Predisposiciones usadas en el juego para solucionar las crisis de los niños.

Predisposición: Es la actitud que debe tener el educador/acompañante para poder realizar una determinada acción con el niño.
Mirar a los ojos. Consiste en ponerse a la altura de los ojos del niño, si es necesario agachándose. De esta forma tomamos mayor conciencia de lo que vamos a hacer y facilitamos que el niño se exprese; prestando toda la atención a las necesidades del niño.
Observar el lenguaje corporal del niño. El lenguaje corporal es la principal forma de comunicación del niño, aprender a leer las diversas expresiones y posturas del niño nos permite saber cómo se siente y acompañarle.

Estar presente. Consiste en estar mental, emocional y físicamente en el momento presente, atendiendo al entorno inmediato, sin anticipar acontecimientos o reacciones. En este estado los niños se sentirán seguros y acompañados en todo momento.

Aceptar los sentimientos del niño. Consiste en atender y aceptar los sentimientos del niño. Evitando juicios y ayudándole a gestionar , su estado presente. (Tristeza, miedo, frustración…)

Usar pocas palabras, comunicar usando la intención. Consiste en dirigirse a los niños con un lenguaje conciso y claro y siendo plenamente conscientes de las palabras que pronunciamos.

 


 

Acción: Es el acto que realizamos con el niño y que, con la predisposición adecuada, permitirá al niño salir del estado de desequilibrio.

Besito en la pupa. Cura sana culito de rana. Un ritual que alivia anímicamente al niño del dolor y le hace sentir acompañado.

Ven aquí, conmigo. Consiste en invitar al niño a nuestro lado para darle mimo, cariño y/o protección.

Reconectar, traer al presente. Consiste en sacar al niño del estado de dispersión, ayudándole a conectar de nuevo consigo mismo.

Poner límites físicos. Consiste en proteger al niño atendiéndole y preparando el entorno para evitar situaciones peligrosas o inadecuadas.

Contención física. Consiste en rodear amorosamente el cuerpo del niño para evitar que se haga daño a sí mismo o a los demás, o que caiga en una espiral de sobreexcitación.

¡Cosquillas!. Consiste en estimular la risa en el niño, sirve para traerlo al presente y también para relajar el ambiente.

Ofrecer comida. Consiste en dar al niño un alimento nutritivo que implique una actividad (pelar una mandarina, cascar una nuez), haciendo que vuelva al presente.

Abrazar, dar amor. Aprovecha este momento para disfrutar y demostrarle cuánto le quieres.

Dirigir / Decir normas. También se puede entender como organizar. Consiste en ofrecer algo que hacer al niño, una actividad. En ello está implícito el decir o recordar las normas del lugar, cómo se usan las cosas, dónde se tiran, etc.

Dar 2 opciones. Consiste en dar 2 opciones (no más) al niño, de manera que sienta que puede elegir. Vamos a comer el postre. ¿Quieres kiwi o granada?

¡Vamos afuera! De paseo. Consiste en cambiar de entorno a un niño o grupo de niños en un momento de crisis. Caminar todos juntos al aire libre mejora el estado de ánimo de los niños.

Ir a la cama con los niños. Consiste en acompañar a los niños durante el sueño para apaciguar el llanto, la inquietud y la sobreexcitación.

Anuncios